Estamos tomando Agua Pura…o por lo menos No Contaminada?

Más de un millón de argentinos están expuestos a padecer una enfermedad crónica capaz de desencadenar diferentes tipos de cáncer por beber agua con elevados niveles de arsénico. Por ese motivo, la Sociedad Argentina de Dermatología informará a la población sobre la importancia de la prevención y el control del agua. Este dato que proviene del Instituto Leluar data del año 2007, y hasta donde sabemos…..no sabemos mucho del tema.

Hay personas que alertadas han comenzado a tomar medidas en sus propias casas, ya que desde los municipios no se informa y no se hace.

El arsénico es un veneno citado de manera casi infinita en tramas de películas, novelas y obras de teatro donde hay un asesinato. Pero casi nada se habla de su presencia contaminante en el agua que se consume en ciudades y pueblos. Esta nota apunta a re-mediar el silencio y prevenir la principal enfermedad que causa este veneno, que es el cáncer.

La Sociedad Argentina de Dermatología, también ha buscado prevenir la enfermedad causada por el arsénico en el agua, llamada “Hidroarsenicismo Crónico Regional Endémico” o HACRE. Los síntomas son lesiones en la piel, tumores malignos cutáneos y en oportunidades cáncer en órganos internos como el pulmón, estómago y vías urinarias, entre otros.
“El problema es que cuando el arsénico está instalado en el organismo, no se puede extraer. HACRE es una enfermedad crónica. Por eso enfatizamos en que hay que prevenir. Para evitar llegar a esta situación, hay que controlar y tratar el agua”, destaca el coordinador de la campaña realizada en el 2007, el Dr. Esteban Saraceno.

Control del agua Informar y concientizar a la población sobre la presencia de arsénico en el agua de consumo es fundamental. El mapa de la Argentina donde están las provincias que tienen más contenido de arsénico conduce a no dasatender este aspecto. el control del agua es la llave para la erradicación de esta enfermedad. Y para lograrlo, se debe realizar un trabajo multidisciplinario, con especialidades como hidrólogos, geólogos, bioquímicos y profesionales del CONICET. “Además, deberían participan los organismos nacionales encargados del Medio Ambiente y la Salud Pública, la Comisión de Investigaciones Científicas de la provincia de Buenos Aires (CIC), y otros expertos de universidades nacionales y privadas”.

Avance silencioso
El problema principal es que la presencia de arsénico en el agua pasa desapercibida si no se hacen los estudios correspondientes. Incluso, ni siquiera al hervir el agua se puede eliminar el tóxico. Según un estudio realizado en 2005, más de un millón de personas están expuestas a padecer Hidroarsenicismo Crónico Regional Endémico en la República Argentina. “Los síntomas de esta enfermedad comienzan a aparecer después de varios años de ingestión continua de agua con alto contenido de arsénico. Las manifestaciones en la piel consisten en primera instancia en un aumento de la transpiración en las palmas de las manos y en las plantas de los pies, que se ponen rojos y pican; luego se engrosa la piel de esos sitios y aparece una pigmentación oscura, especialmente en el tórax y el abdomen, salpicada por manchas blancas”, explica el Dr. Saraceno. Habitualmente estos pacientes provienen de zonas con alto contenido en arsénico en el agua. Doce provincias del país, según el relevamiento difundido por la Sociedad Argentina de Dermatología, son las más afectadas. Ellas son: Chaco, Salta, Santiago del Estero, San Luis, San Juan, La Rioja y Santa Fe, Tucumán, Córdoba, la Pampa, Buenos Aires y Río Negro. Hoy sabemos que se suman Jujuy y Mendoza.

La Organización Mundial de la Salud redujo en 1993 el contenido de arsénico permitido en el agua –que era de 50 microgramos por litro– a 10 microgramos por litro. Sin embargo, la Argentina siguió manteniendo el nivel “anterior” hasta el 7 de junio de 2007, cuando finalmente se decidió adaptarse a las cifras de la OMS.

Con todo, los expertos indican que hacen falta más proyectos de investigación para saber más del tema, y así prevenir mejor el problema del HACRE en el país. Sin embargo, ya hay medidas que se pueden implementar: el control del agua no puede esperar!!! Allá por 1913
Los primeros casos de HACRE fueron descriptos en ese año,  en Rosario por del Dr. Mario Goyenechea. En aquellos tiempos se la denominaba “Enfermedad de Bell Ville”, porque la mayoría de los pacientes provenían de esa ciudad cordobesa. Luego se detectaron casos en Santiago del Estero, en la ciudad de Monte Quemado y, cuando se comenzaron a investigar otras provincias, se halló que era un problema de alto alcance geográfico. Hoy estamos en 2011 y seguimos tomando aguas contaminadas, con un mapa de la Argentina que incluye varias ciudades y pueblos de Bs.As., donde hemos detectado y tenemos suficiente información acerca de ello.
¿Por qué se produce la contaminación de las napas de agua con arsénico? “Las causas son por 2 motivos: 1°- Naturales por la presencia de cenizas volcánicas de la era terciaria que se depositaron en el suelo.,   y 2°- por el Impacto Humano, causado por actividades como la minería, el uso de herbicidas y plaguicidas que contienen arsénico, los deshechos de plantas industriales. Este aspecto conduce a sacar conclusiones poco alentadoras cuando lo relacionamos con la subida de las napas de agua, donde quienes aún beben agua de pozo corren mayores riesgos. Además hemos de saber que otros contaminantes como los nitratos también están en las aguas que tomamos a diario, debido al mismo tratamiento de potabilización, entre otras causas.
Como trabajadores de la Salud comenzamos a investigar la forma de solucionar este tema desde nuestros domicilios, y así  fue que creamos el AREA INGENIERIA PARA LA SALUD, estableciendo contacto con una empresa argentina que desde hace tres generaciones ha venido trabajando con equipos industriales. Hoy nos dan la alegría de producir filtros domiciliarios que purifican el agua, utilizando tecnología desarrollada para la eliminación de Arsénico y Metales Pesados como lo son el Plomo, Cromo, Mercurio, Cobre, entre otros. Representa actualmente la mejor solución que hemos investigado. Al mismo tiempo, estos equipos operan como filtros de agua, eliminando el cloro, el feo gusto y olores, derivados del cloro (THMs, cloraminas), sustancias de origen orgánico y sólidos en suspensión, pudiendo conseguir agua saludable y limpia. También descubrimos que vienen trabajando con tratamientos de efluentes en diferentes espacios poblacionales, como lo son chacras, quintas, campos y alguno countrie´s que después de haber hecho analizar las aguas han descubierto la contaminación con arsénico y metales pesados.
Breguemos por que estas medidas sean tomadas por las autoridades y obtengan soluciones para el agua que bebemos ya que no todos pueden acceder a instalar un filtro en su casa.

Ing. Industrial Martín Osnaghi
Centro Integrador
AREA INGENIERIA PARA LA SALUD
Esmeralda 1610-Vicente López
4795-3205 / 15-5707-3977
martinosnaghi@centrointegrador.com.ar.com.ar

Dejar comentario o consulta